PLAN DE ANIMACIÓN A LA BIBLIOTECA

Asistimos a una constante reflexión acerca del valor de la lectura y de los beneficios que puede reportar a nuestro alumnado. De la lectura esperamos que despierte la imaginación, la fantasía, que potencie la creatividad y avive el sentido estético, que estimule las capacidades lingüísticas y que nos permita, en suma, capacitarnos para aprender.

 

Actualmente la lectura en la escuela se ha convertido en objeto de atención prioritaria para la mejora de la calidad de la enseñanza. Ya no es considerada tan sólo una destreza importante por las disciplinas lingüísticas o por las relacionadas con las humanidades, sino que impregna todas las áreas y materias del currículo, por lo que requiere una inserción específica en el proyecto educativo de centro.

Se emprende, pues, una innovación de la didáctica en la que los centros escolares deben desempeñar un papel esencial en el fomento de la lectura planificada mediante el diseño y la aplicación de un plan del centro, a través de la elaboración de proyectos.

Así pues, la biblioteca escolar debe ser un recurso imprescindible para formar al alumnado en las nuevas destrezas que nos demanda esta sociedad del conocimiento, tales como la consulta eficaz ante la diversidad de fuentes informativas, la selección crítica de la información y la construcción autónoma del conocimiento.

Asimismo, el alumnado perteneciente a familias de entornos más desfavorecidos, como es el caso de nuestro Centro, es el que más podría utilizar la biblioteca, por lo que debemos procurar que ésta reúna las mejores condiciones posibles.